martes, 22 de diciembre de 2009

Hoy era Veintidós





Diciembre va muy rápido,
las estaciones llegan sin saber realmente como
y es fascinante.

Hoy ha llovido al llegar nada más bajar del tren, que casualidad...
y mucho!, me ha gustado, las gotas caían rápidas y rectas, directamente al suelo,
se chocaban y quedaban paradas en el asfalto, mojándolo todo
y haciendo que mi sonrisa aumentara dentro del coche...
mirando el cristal, embobada...

Parece que las vacaciones empiezan bien, entre abrazos y tranquilidad
las cosas se llevan mejor.


Por la tarde con ellas... bajo las hojitas que caen de los árboles de la Hojarasca todo parecía abrazarnos, incluso si no estábamos dentro, el cálido invierno de Diciembre...



Si fuera joven, huiria de esta ciudad
Enterraria mis sueños bajo tierra
Asi lo hice y esta noche beberemos hasta morir

Lejos de allá, rifle para cazar elefantes
A derribarlos uno por uno
Y nos echaremos de ahi. No han sido hallados, no estan por aqui

Que empiecen las estaciones, todo llega como debe ser
Que empiecen las estaciones, a derribar la caza mayor

Y rasgan el silencio de nuestro campamento en la noche
Y rasgan aquella noche, todo lo que tengo y escondo


Ella me cuenta lo preciosas que son las letras de estas canciones
sentada en la cocina
apoyando la cabeza contra la pared...
tocándose el pelo.